viernes, 18 de mayo de 2012

Más geología urbana. ¡¡Madrid es un filón!!

De nuevo me tenéis escribiendo desde Madrid. Durante las últimas semanas he pasado bastante tiempo aquí y, la verdad, es increíble la geodiversidad urbana presente en esta ciudad. Hoy quiero presentaros dos ejemplos que me han impactado mucho por su calidad y creo que también os gustarán a vosotros.

El primer 'afloramiento' urbano consiste en el aplacado de varios portales (curiosamente se ha utilizado el mismo material en varios edificios que pueden encontrase en un paseo a pie, si bien un paseo bastante largo). Se trata de una caliza con sección de rudistas cónicos en posición de vida, es decir, como cucuruchos de helado puestos de pie uno junto a otro. Tenemos la suerte de poder contemplar tanto secciones paralelas al eje  longitudinal del animal como perpendiculares a éste. Como veréis el contraste entre el blanco de las conchas y el rojo de la matriz micrítica otroga un gran valor decorativo a esta roca, razón por la que se emplea como material ornamental. Como información general, los rudistas son un grupo de moluscos bivalvos (pelecípedos, lamelibranquios) bastante especiales, en particular por la forma poco 'ortodoxa' de su concha. Estos animales formaban arrecifes y alcanzaron un gran desarrollo. En el Cretácico compitieron con ventaja con los corales como principales organismos bioconstructores, pero se extinguieron al final de la era Mesozoica junto con los dinosaurios y en total tres cuartas partes de las formas de vida (ya sabéis, cae un meteorito...). Por cierto, podéis encontrarlos en General Perón, creo recordar que en el número 22 y en Castán Tobeñas, frente al polideportivo Triángulo de Oro. Como siempre, haced click sobre la fotografía para ampliarla.

Sección perpendicular al eje. Observad en la multitud de
ejemplares en posición de vida. Fijaos también en el contraste entre
el gris de la concha y el blanco del relleno posterior


En la parte superior se aprecian secciones cuasi-triangulares
paralelas al eje del animal. Estos ejemplares no están en posición
de vida, quizá afectados por una tormenta u el oleaje


Detalle donde se aprecia la estructura interna de la concha


Otro detalle

Por otra parte tenemos un fantástico ejemplo de areniscas eólicas que probablemente formaron en su momento un campo de dunas en un ambiente árido. Así nos lo dice la estratificación cruzada de surco que se aprecia en algunas secciones, lo bien seleccionado de los granos, su tamaño, muy fino, sus secciones en cuña y su color rojizo. No tengo fotografías de detalle porque una cosa es fotografiar una fachada (cuando no está el portero o el guardia de seguridad, que no suelen apreciar la geología del lugar que custodian) y otra muy diferente es sacar la lupa para hacer fotografías de cerca. En este caso podemos encontrar este afloramiento urbano en el paseo de la Castellana, 237, en la rampa de acceso a un organismo oficial no identificado.

Vista general de las areniscas eólicas. Fijaos en la evidente estratificación
 cruzada y el color causado por los óxidos de hierro 


Otra vista general


Esta imagen está girada 180º para que se aprecie mejor la sección con estratificación en surco (señalada con una flecha) 


En esta imagen se aprecia perfectamente la laminación interna de los foreset
en la cara de avalancha (flecha) mientras la duna se desplazaba de izquierda
a derecha sobre la duna anterior
No me diréis que no es como para pasarse un buen rato mirando estos materiales. Debe haber muchos detalles esperando a ser descubiertos. No sé a vosotros, pero a mí me parece espectacular poder disfrutar de estas sorpresas en plena ciudad, sobre todo cuando se trata de cosas que están tan ligadas a su ambiente de formación que prácticamente son un libro abierto. Y también mueve a la reflexión lo larga que es la vida de las rocas, que pueden formarse como parte de un arrecife o un desierto y acabar decorando el patio de un edificio de gente que ni siquiera sabe qué es lo que pisa todas las mañanas.

Por todo ello, una vez más os recomiendo que prestéis atención en vuestros paseos. Incluso cuando no se puede salir al campo se pueden ver cosas interesantes. También en Madrid.

2 comentarios :

  1. Fotos estupendas,espero qué la proxima salida por el monte sepa distinguir la estratificación cruzada marina de la eólica cosa qué se me resiste.
    Y despues dicen los madrileños que no tienen playa, bueno arena por lo menos.

    ResponderEliminar
  2. Es que la eólica es más difícil de ver, por lo menos en mi entorno. La última vez que la encontré fue en Almería.

    Me gustaron mucho estos ejemplos. Me habría quedado más tiempo observándolos, pero llega un momento en que se hace algo embarazoso...;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Las opiniones e interpretaciones alternativas o complementarias son bienvenidas ¡Comenta!