martes, 27 de diciembre de 2011

La Teoría de la Evolución y el Cine: un ejemplo reciente

Este fin de semana fui al cine. Lo cual en mi caso es toda una experiencia, dado que no se produce más de dos o tres veces al año. Al ser un suceso tan poco frecuente uno intenta maximizar la calidad de lo que va a ver y, a pesar de todo, no siempre tiene éxito.

En este caso vimos una película de ciencia ficción, In Time.  Pero tranquilos, no voy a desvelar el final a nadie. Tan sólo diré que se trata de la típica pesadilla en un futuro donde la tecnología ha convertido la vida en un infierno para la mayoría de la gente, en este caso modificando el código genético humano para convertir el tiempo de vida de cada individuo en moneda de pago corriente en las transacciones comerciales.

A estas alturas probablemente os estéis preguntando qué tiene que ver esto con el contenido habitual de este blog. Una posible explicación es que el Tiempo, en especial el Tiempo profundo, es un concepto clave en la Geología, pero no va por ahí. En realidad lo que me motivó a escribir sobre esto es que en la película se hacen varias referencias expresas a la Teoría de la Evolución y a Darwin utilizando como excusa la extendida simplificación que reduce la evolución a la supremacia del más fuerte y a la aniquilación del más débil. Esto siempre me produce un hondo desasosiego, por varias razones:

  1. Uno comprueba como a pesar del tiempo transcurrido desde su anuncio conjunto por parte de Darwin y Wallace, a pesar de todas las reflexiones y refinamientos posteriores (descubrimento de las leyes de la genética, la Síntesis Moderna, el Equilibrio Puntuado, etc.) lo único que ha quedado en el imaginario de la sociedad es esta muletilla intelectual
  2. Lo anterior, además, no tiene visos de solucionarse cuando a lo largo de su vida la mayor parte de la gente apenas tiene contacto con una exposición seria y razonada a una teoría compleja que versa sobre uno de los grandes temas del mundo natural y que, en definitiva, nos acerca a la respuesta a la gran pregunta: el origen de nosotros mismos como individuos. Muy al contrario, todos nosotros y especialmente los niños y jóvenes continuamos siendo bombardeados por los medios de comunicación de masas, de los cuales el Cine sólo es una parte, para perpetuar este tipo de simplificaciones (establecidas ya posiblemente desde el sistema educativo)
  3. Una vez más vemos como hay una transferencia sin restricciones desde el campo científico al moral o sociológico y viceversa, de forma que, en un sentido, se utiliza una visión simplista y deformada del conocimiento científico para justificar atrocidades  (los programas de eugenesia de principios del siglo XX, la limpieza étnica con fines de 'mejora de la raza humana', la justificación de la superioridad de unas razas sobre otras). O en el sentido contrario para desacreditar teoría científicas al proyectar sobre el mundo inanimado juicios éticos y morales que atañen exclusivamente a los seres humanos y su sociedad. No está de más recordar que uno de los argumentos esgrimidos contra la Teoría de la Evolución cuando fue propuesta por Darwin consistía en afirmar que la visión del mundo derivada de esta Teoría era demasiado despiada y cruenta como para ser cierta, ya que Dios no podría nunca estar detrás de un mecanismo tan brutal. En la película se trata de justificar/desacreditar un sistema económico o, más bien, un muñeco de paja construido al efecto (con la mirada puesta en la situación actual) con una versión renovada de este mecanismo
Recordemos, para terminar con el asunto, dos simples cuestiones:

  1. La Teoría de la Evolución, desde su inicio, nunca habló de supervivencia 'del más fuerte'. La Teoría de la Evolución por medio de la selección natural tan sólo habla del mayor éxito reproductivo de aquellos individuos mejor adaptados a las condiciones LOCALES de su entorno. El éxito es temporal y relativo siempre a las condiciones inmediatas presentes a las que están expuestos los individuos. Nada de escala creciente hacia una mayor perfección y éxito absolutos
  2. En el mundo natural observamos gran cantidad de relaciones cooperativas entre individuos, tanto de la misma especie como de especies diferentes (esto no supone un juicio moral, ojo con caer en lo mismo que criticamos). Por ejemplo, los insectos sociales, las relaciones simbióticas entre especies, los comportamientos de ciertos mamíferos, el cuidado de los más jóvenes por parte de sus padres, etc. Y como no, el comportamiento en su gran mayoría solidario y cooperativo entre lo seres humanos, aunque se olvide de forma permanente (y no se accidental o voluntariamente) que el Ser Humano forma parte de la Naturaleza a todos los efectos
Os sugiero que, si no habéis tenido ya ninguna inclinación hacia este tema, profundicéis algo de la mano de algunos excelentes libros de divulgación que exponen los avances de los último tiempos en EVO-DEVO (acrónimo de evolución y desarrollo por sus siglas en inglés): Your inner fish de Neil Shuvin y Endless forms most beautiful de Sean B. Carroll. Sin olvidar, por supuesto, la obra original del propio Darwin.

Lo mejor que se puede decir de la película es que es estretenida y cumple con su objetivo si se hace abstracción de los defectos ya comentados (y otros, de carácter cinematográfico). En su defensa podría decirse que los autores buscan conectar rápidamente con el espectador a través de tópicos bien establecidos en la conciencia colectiva, lo cual a su vez lleva implícito el pecado de la vagancia del guionista, que renuncia a mecanismos más sutiles y elaborados para ambientar su historia y sacar provecho a una idea original.

Y eso es todo en mi estreno como crítico cinematográfico. Y como posiblemente no vuelva a escribir hasta 2012 aprovecho para desearos a todos un Feliz Año Nuevo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Las opiniones e interpretaciones alternativas o complementarias son bienvenidas ¡Comenta!