jueves, 6 de septiembre de 2012

El Cretácico superior en Cortes de Pallás. Parte III.

Aventuras geológicas regresa tras un periodo de descanso estival. Espero que vosotros también hayáis podido disfrutar de unas merecidas vacaciones disfrutando sobre el terreno de algo de buena geología de campo. 

Hoy quiero mostraros algo de lo que he estado haciendo durante el mes de agosto. Una parte de mis salidas de campo ha estado destinada a cubrir el hiato existente en mi descripción de los afloramientos del Cretácico superior en Cortes de Pallás, en concreto entre el artículo 'El Cretácico superior en Cortes de Pallás (II)' y la serie 'Vestigios de un mar en retirada (I, II y III)', o lo que es lo mismo, entre los materiales pertenecientes a la formación Dolomías tableadas de Villa de Ves y los de la Fm. Calizas de la Sierra de Utiel.

Habíamos dejado nuestro relato en un punto en el cual lo que hoy es Cortes se encontraba en la orilla del mar de Tethys, del cual el Mediterráneo no es más que un vestigio. Esto se pone de manifiesto en los materiales propios de ambientes marinos marginales como extensísimas llanuras de mareas carbonatadas. Temporalmente nos encontramos en el Cenomaniense, entre 99 y 93 m.a., aproximadamente. ¿Cómo continúa la historia? Pues el mar avanzará como nunca antes sobre la tierra firme, inundando los continentes y, en el caso de Iberia, propiciando incluso la conexión marítima entre el protoatlántico y el dominio de Tethys. Se trataba, en cualquier caso, de mares someros (epicontinentales) y con predominio de sedimentación carbonatada dada la ubicación tropical de Iberia y la gran productividad del medio marino.

Con estos antecedentes no nos queda más que salir al campo a la caza de buenos afloramientos donde estudiar estos episodios. Pero ello, como veremos, no es cosa fácil. La naturaleza de los relieves de Cortes, en su mayoría tabulares con estratificación subhorizontal, hace que los materiales de esta edad queden colgados a mitad de ladera entre los dos cortados verticales (cinglas, en Cortes) asociados a las formaciones dolomíticas subyacentes y suprayacentes, lo que dificulta el acceso. Estamos, pues, limitados al uso de senderos o carreteras que asciendan a través de los acantilados, lo que introduce necesariamente un sesgo ya que el trazado no es arbitrario, sino que aprovecha aquellos lugares donde los relieves son menos acusados y los materiales más fácilmente excavables.

En resumidas cuentas, he seguido (o visitado) los siguientes itinerarios (o lugares) resultando que cada uno de ellos ha resultado útil para definir una parte de la historia:
  1. Carretera de Cortes de Pallás a Otonel, en las inmediaciones de esta última localidad
  2. Pista que desciende de la Muela de Cortes hacia el Valle de Albéitar
  3. Sendero local Ruta Cavanilles, que asciende a la Muela desde Cortes de Pallás por el paraje de la Cortada
  4. Sector de escalada del Embalse, junto al embarcadero de Cortes
La siguiente imagen ayudará a clarificar la situación de cada uno de estos afloramientos.

Mapa de afloramientos. A efectos de escala, la distancia de Cortes a Cofrentes es de unos 7 km en línea recta
Fuente: Google Earth
Es interesante comenzar con una vista general de la Muela de Cortes, que nos ofrece una buena idea de la morfología de los materiales. Precisamente esta expresión morfológica es la que nos permite, en una primera instancia, correlacionar distintos afloramientos y nos sirve de punto de partida. Así pues, fijaos en que podemos distinguir claramente tres resaltos, conocidos localmente como cingla de abajo, de 'en medio' y de arriba. Entre ellos el terreno adopta una pendiente más tendida. La cingla de abajo corresponde con la Fm. Calizas de Aras de Alpuente. La de 'en medio' corresponde con las Dolomías de Alatoz y parte de las Dolomías tableadas de Villa de Ves. Por encima de la tercera, no tan claramente visible, existe en parte de la Muela un nuevo escalón topográfico asimilable a las Calizas de la Sierra de Utiel. Y entre medias está nuestro objetivo: un primer tramo de pendiente más suave, el resalto de la cingla de arriba y un nuevo tramo de pequeño espesor y mala expresión topográfica:

Expresión morfológica de los materiales en la Muela de Cortes. Explicación en el texto.
En nuestra investigación no estamos totalmente perdidos. En la columna estratigráfica de la cuenca suribérica tras los materiales de la Fm. Villa de Ves se deposita la Fm. calizas y margas de Casas de Medina, denominación local de la Fm. Picofrentes, y sobre ella las dolomías de la Fm. Ciudad Encantada. En nuestro afloramiento 2, correspondiente a la pista de Sácaras, es posible observar lo siguiente al poco de comenzar el descenso:

Pista de La Muela a Sácaras. Coronando la serie las dolomías de la Fm. Ciudad Encantada. Por debajo, en colores muy blancos, aparece una alternancia de calizas y margas
Como veis hay un contraste claro tanto en color como el litología. Bajo los materiales dolomíticos suprayacentes aflora un paquete de pequeño espesor, quizá 5 - 6 m. La prueba del ácido nos confirma que no se trata de dolomías. Se trata de calizas y margas bien estratificadas, en bancos centimétricos y decimétricos. Los niveles margosos presentan una estructura nodulosa mientras que las calizas son masivas o  muestran una laminación fina. No encuentro fósiles ni señales de bioturbación, más allá de la propia textura nodulosa.

Detalle de la Fm. Calizas y margas de Casas de Medina. Escala cortesía de la joven ayudante de campo Inés
Si continuamos descendiendo para ver qué tenemos a continuación nos encontramos con dolomías y margas dolomíticas muy bien estratificadas que presentan detalles que nos son familiares como laminación algal y de ripples, porosidad de tipo vug y fenestral y bioturbación en la forma de galerías que son paralelas a la laminación y confieren a la roca un aspecto característico. Evidentemente nos encontramos con la Fm. Dolomías tableadas de Villa de Ves.

Aspecto de un tramo de la Fm. Villa de Ves
Tras una inspección detallada pude identificar el probable contacto entre ambas formaciones. Está formado por un nivel ferruginizado y bioturbado que posiblemente constituya un hardground formado tras la subida relativa del nivel del mar que motivó el paso de las condiciones costeras con depósitos incluso supramareales de la Fm. Villa de Ves a las facies que representan las condiciones marinas más profundas en el Cretácico superior. Ahora estamos seguros de haber identificado claramente la Fm. Casas de Medina (denominación local, recordemos, de la Fm. Picofrentes) y somos testigos de este cambio en las condiciones de la cuenca. En general, la Fm. Casas de Medina contiene una fauna relativamente abundante de fauna pelágica, incluyendo ammonites y belemnites, aunque yo no encontré ni un sólo fósil (quizá en el futuro).

Transición entre la Fm. Villa de Ves y la Fm. Casas de Medina. El martillo se apoya sobre la superficie de transición

Superficie de contacto bioturbada y ferruginizada. Representa la superficie del fondo marino en  el inicio de la rápida subida del nivel relativo del mar. 
Naturalmente continué el recorrido hacia el pie de La Muela viajando en el tiempo tan atrás como me fue posible, y en el camino pude ver en sucesión las formaciones Fm. Alatoz, Fm. margas de Chera, Fm. Calizas de Aras de Alpuente y Fm. Sácaras (que, por cierto, tiene su estratotipo definido aquí mismo). A la vista de ello puedo afirmar que esta pista forestal permite realizar un estudio bastante interesante del Cretácico superior de forma cómoda. Además, lo remoto de este lugar, en el interior del macizo del Caroche, proporciona una sensación única de aislamiento. En efecto, este macizo y la Muela de Cortes constituyen lo que se ha llamado el 'gran desierto demográfico valenciano'. En su interior no existen poblaciones, ni carreteras, ni apenas cultivos, ni explotaciones industriales o ganaderas.

Contacto entre las Fm. Villa de Ves y Fm. Alatoz. No puedo precisar exactamente  el punto ya que ambas formaciones presentan una transición suave entre dolomías
Contacto entre la Fm. Alatoz y la Fm. Margas de Chera, con su color verde característico. En este caso el contacto es muy neto y representa la culminación del cortejo sedimentario de nivel alto del mar (highstand)

Contacto entre la Fm. margas de Chera y la Fm. Aras de Alpuente. El martillo reposa sobre el techo de esta última
Finalmente, abajo del todo, tropezamos con el estratotipo de la Fm. Sácaras, unidad con mayor contenido detrítico y que al ser más deleznable se manifiesta como un relieve más tendido. Está integrada por areniscas y margas con intercalaciones calizas y es muy rica en fósiles. Se encuentran con relativa facilidad bancos de ostreidos, equínidos y braquiópodos (indicativo de condiciones de salinidad normal), gasterópodos y bivalvos.

Vista de las margas y areniscas de la Fm. Sácaras
Satisfecho nuestro primer objetivo nos proponemos ahora estudiar el segundo: el farallón dolomítico de la Fm. Ciudad Encantada. Los primeros materiales que pertenecen claramente a esta formación son unos niveles calcareníticos indicativos de medios de mayor energía y menor profundidad asociados a la progradación de la plataforma carbonatada sobre al cuenca más profunda representada por la Fm. Casas de Medina. Aquí los podéis ver:

Niveles calcareníticos de la base de la Fm. Ciudad Encantada
Aquí descubrí una curiosidad muy interesante. Cerca de lo que podría ser el contacto entre ambas formaciones tenemos evidencias de la actividad de organismos que excavaban en un sedimento con la suficiente consistencia como para que sus galerías fuesen estables, con bordes netamente definidos. Y se mantuvieron así el tiempo suficiente como para ser rellenadas de forma pasiva a posteriori por materiales depositados sobre el anterior nivel del fondo. Fijaos en la neta superficie de transición y en cómo se ha rellenado desde arriba el sistema de galerías. Ved también que esa superficie de contacto presenta un color rojizo a causa del contenido en óxidos de hierro:

Relleno de galerías con material bioclástico depositado sobre el contacto

Por último echamos un vistazo al aspecto bien estratificado de los niveles dolomíticos inferiores de esta formación.


Dolomías tableadas de la Fm. Ciudad Encantada
Sin embargo, no es este el mejor afloramiento para el estudio de esta formación. En un próximo artículo acometeremos el análisis de los cortes en las otras tres localizaciones (1, 3 y 4 en el plano anterior). Para acabar os dejo una vista del valle de Sácaras donde puede seguirse el recorrido efectuado por la pista.

Pista que desciende de la Muela a Sácaras. El puntal que aparece arriba a la derecha es el Cinto de la Cabra, punto más alto de la Muela (aprox. 1.100 m.s.n.m.)
Continúa leyendo el cuarto artículo de esta serie.





4 comentarios :

  1. Bueno una vez pasado el intenso calor de Agosto es agradable volver a la ctividad de cada uno y,tambien como no la geología tema apasionante donde los haya, ver lo bien que te sesenvuelves con las formaciones "FM", geologícas, nada claras para mi, en el sentido de saber que estratos corresponden a cada una de ellas, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ximo. El caso es que se trata de las formaciones que definen el Cretácico en la zona que mejor conozco. Algunos casos son fáciles, como las margas de Chera, un nivel guía clásico fácil de identificar. Otros son más confusos, como la distinción entre formaciones dolomíticas con transición gradual como la Fm. Alatoz y la Fm. Villa de Ves. En este caso incluso se propuso una unidad común, la Fm. Dolomías de Cortes de Pallás, propuesta que no hizo fortuna. Un saludo y gracias por seguir Aventuras geológicas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente este recorrido por el Cretácico superior. Sin duda hay que haberse documentado muy bien, y haber pateado mucho campo, antes de poder ir por un camino, poner el martillo en un estrato y decir: "aquí está el contacto entre las Formaciones Villa de Ves y Casas de Medina".
    Gracias por compartir todo ese trabajo y toda tu experiencia. Aprendo mucho con tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que me llevó mucho tiempo y muchas a visitas a todos los afloramientos, más el trabajo de previo de localizarlos. Me alegro de que te haya gustado.

      Gracias por tus amables palabras y por visitar Aventuras geológicas (Vas a por el récord de comentar en todas las entradas...)

      Saludos

      Eliminar

Las opiniones e interpretaciones alternativas o complementarias son bienvenidas ¡Comenta!