jueves, 26 de octubre de 2017

Un lago en la cima de una montaña: el Motrotón (Yátova, Valencia)

Las montañas nos cuentan historias. Tanto si son grandes como si son pequeñas, nos hablan del pasado, del presente y, a veces, hasta del futuro. Tan es así que algunas de ellas reciben el colorido nombre de cerros testigo (visitamos un espectacular cerro testigo en estos artículos sobre el Mompichel, en Albacete). La semana pasada subimos con los jóvenes ayudantes de campo una pequeña montañita de Yátova (Valencia), el Motrotón. Pese a su reducida altura, este pequeño cerro de apenas 612 m de altitud sobre el nivel del mar tiene un gran interés, por dos razones principales. La primera porque este icónico montecillo posee una inconfundible silueta que es visible y perfectamente reconocible desde cualquier punto de la comarca en la que se ubica (la Hoya de Buñol) y las que la rodean. Al ir hacia Cortes de Pallás desde Valencia por la CV-425 he pasado mil veces al pie del que siempre hemos llamado ‘el monte del sombrero’, por razones obvias, sin conseguir planificar nunca una visita.

Motrotón desde Yátova
El Motrotón, alias 'el monte del sombrero', visto desde Yátova.
La segunda razón está, cómo no, en la historia geológica escrita en el Motrotón. Y es que durante el ascenso a esta modesta montaña podemos descubrir evidencias de un paisaje pasado bien distinto al actual, lo que no deja de causarnos asombro por muy entrenada que tengamos nuestra ‘geovisión’. De hecho, las laderas del Motrotón contienen una sección muy relevante de la historia geológica reciente de la región, el Mioceno. Pero antes de comenzar, es importante ubicarnos bien en el tiempo. Aquí tenemos una escala con las unidades estratigráficas que componen la era Cenozoica o Terciaria, en la que nos vamos a desenvolver en este viaje en el espacio y el tiempo.

Pisos Mioceno
Divisiones cronoestratigráficas y geocronológicas del Cenozoico. Fuente: http://dejadmevivir.blogspot.com.es/2012/03/aragon-en-la-cronoestratigrafia.html#!/tcmbck
En nuestro caso comenzamos el ascenso siguiendo la pista que desde el cementerio de Yátova conduce al collado del Motrotón. Para hacer el paseo menos fatigoso para el joven ayudante de campo Óscar dejamos el coche en el cruce de una rambla, creo que se denomina de la Horteta. Curiosamente el paraje se denomina el Aguasal. Los topónimos suelen tener una razón profunda que a veces se ha perdido en el tiempo, pero en este caso parece bastante obvia: el barranco drena una cuenca excavada en un afloramiento del Keuper. Como sabemos, dos unidades del Keuper contienen importantes cantidades de sal: el K1 (formación Jarafuel) y el K4 (formación Quesa). Es frecuente en el sureste de España que a lo largo de los afloramientos del Keuper manen fuentes salobres, lo que probablemente se encuentre detrás de la denominación de este paraje (estaría bien que algún conocedor de la zona pudiese confirmar este punto). De hecho ya presentamos un caso similar: nuestra visita a las antiguas Salinas de San Javier, en Cofrentes, que podéis repasar aquí.

Motrotón LIDAR
Vista del Motrotón desde el suroeste, obtenida a través de un modelo digital del terreno construido a partir de la información de LiDAR ofrecida por el IGN
El barranco se encaja en el Keuper, dejándonos ver cómo está cubierto discordantemente por materiales detríticos de colores predominantemente rojizos o anaranjados, que el visitante atento habrá observado en su recorrido hasta este punto ya que cubren gran parte de la comarca. Estos materiales son de edad miocena.

Contacto Keuper Mioceno
Discordancia del Mioceno sobre el Keuper a lo largo de la rambla de la Horteta. Vista hacia el NE desde la pista de ascenso al collado del Motrotón
Conforme vamos ascendiendo por la pista podemos ver algunos detalles de los materiales miocenos. Básicamente se trata de una secuencia detrítica, de limos y arcillas con niveles de brechas y conglomerados, más frecuentes estos últimos conforme ascendemos. Es posible identificar algunos cuerpos canaliformes de base cóncava y techo plano con relleno conglomerático que cortan a través de las arcillas y limos. Los clastos están bien redondeados y muestran estratificación cruzada grosera. En la base de los canales se aprecian decoloraciones y encostramientos de lo que parecen paleosuelos desarrollados en lo que en algún momento fue la superficie previa del terreno.

Arcillas limos gravas
Arcillas y limos arenosos y nivel conglomerático del Mioceno inferior/medio. Facies de abanico aluvial 

Cuerpos canaliformes
Cuerpos canaliformes con relleno conglomerático de paleocanales que cortan a través de las arcillas y limos rojizos con indicios de formación de paleosuelos. Mioceno inferior/medio del Motrotón.
Una vez que llegamos al collado del Motrotón, tenemos una vista más detallada de la sección. Por encima de los conglomerados se aprecia una serie de escarpes que, como veremos, son de naturaleza calcárea. También encontramos algunas cosas interesantes entre los clastos liberados por la erosión de su matriz. Si bien la mayoría de ellos son de naturaleza carbonatada (como los relieves que rodean la región) encontramos algunos de composición silícea, básicamente cantos muy bien redondeados de cuarcitas. Puesto que no afloran cuarcitas en la región, su origen está probablemente en los afloramientos paleógenos próximos, de donde estos clastos se habrían heredado. Es asombroso pensar en cuántas generaciones de rocas estos resistentes guijarros pueden reposar temporalmente antes de que la erosión los libere de nuevo para continuar su camino hacia el mar… El caso es que se trata de materiales fluviales en facies de abanicos y llanuras aluviales.

Motrotón desde el collado
Escarpes de las calizas lacustres del Mioceno superior sobre los conglomerados aluviales del Motrotón. Los conglomerados poseen matriz arcillosa y los clastos son predominantemente calcáreos, aunque también existe una cierta proporción de clastos silíceos bien redondeados.
Guijarro cuarcítico
Clasto cuarcítico de los conglomerados miocenos, probablemente heredado del Paleógeno.
Y si nos fijamos con atención, también podemos identificar entre los guijarrillos del suelo unos viejos conocidos: jacintos de Compostela de pequeñas dimensiones, unos 3-4 mm. Esto es muy interesante, ya que la unidad litoestratigráfica de la que probablemente proceden es la formación Arcillas yesíferas de Quesa (K4) del Keuper, que como hemos visto está actualmente a una cota muy inferior. De hecho podemos encontrar algún jacinto incluso en las calizas que coronan en cerro… Más adelante analizaremos la importancia de esta observación.

Jacintos de Compostela
Jacintos de Compostela milimétricos. Estos cristales proceden de la formación Arcillas yesíferas de Quesa del Keuper y son la evidencia de que durante el Mioceno inferior/medio ya estaba en marcha el proceso diapírico que facilitó el afloramiento de estos materiales. 
Por encima de los conglomerados encontramos las mencionadas calizas. Por su mayor dureza, estas rocas dan lugar a un cambio de pendiente en la ladera, que se hace más empinada, confiriendo al Motrotón su aspecto característico de sombrero. Si nos fijamos en las calizas para tratar de averiguar qué tienen que contarnos sobre su origen pronto encontraremos toda una serie de rasgos que nos permiten identificarlas, sin duda, como fluviolacustres. Ya revisamos algunas de las subfacies propias de este ambiente en este artículo sobre el Mioceno de Vallat, Castellón. En este caso encontramos desde moldes de tallos y raíces en posición de vida, típicos de ambientes de ribera, hasta oncolitos. Se trata de cuerpos de forma ahusada que se forman por precipitación de carbonato cálcico inducida por un recubrimiento de algas en torno a un núcleo central. También encontramos brechas de fitoclastos, formados por la acumulación de fragmentos de moldes de tallos una vez rotos por un incremento en la energía del medio o tras la muerte de la planta. En este ambiente un fitoclasto es un candidato excelente para servir de núcleo para la formación de un oncolito. La forma elipsoidal de estos últimos parecen sugerir que se formaron en un ambiente restringido, de escasa energía, tal y como un lago (las formas subesféricas apuntan, por contra, a medios de mayor energía). En el caso del Motrotón los moldes de tallos aparecen en los primeros metros, junto con las calizas con fitoclastos, mientras que los oncolitos se concentran en un nivel unos metros por debajo de la superficie que constituye la cima y aparecen embebidos en una matriz micrítica.

Moldes de tallos 2
Calizas lacustres del Mioceno superior con moldes de tallos y raíces.
Fitoclastos
Calizas brechoides con fitoclastos. Arriba a la derecha se observa un fitoclasto de gran tamaño que permite observar su forma de cilindro hueco característica. 
Calizas oncolíticas
Nivel de calizas micríticas con oncolitos ubicado cerca de la cumbre del Motrotón. Se formaron en el lecho del lago del que la cumbre del Motrotón constituye la evidencia que podemos estudiar en la actualidad.
Como detalle, aquí tenéis uno de estos oncolitos partido para mostrar su estructura interior.

Sección oncolito
Oncolito de forma elipsoidal que muestra el núcleo (un fitoclasto, probablemente) y su estructura de capas concéntricas. La forma elipsoidal se asocia a una formación en ambientes de poca energía. La dimensión mayor de la sección mostrada es de unos 2 cm.
Y lo que es más, también encontramos interesantes fósiles en estas calizas lacustres. Por ejemplo, aquí tenemos un bloque de caliza (una biomicrita) con interesantes fósiles: gasterópodos, bivalvos, oogonios de charáceas (plantas acuáticas) y ostrácodos. Una buena representación de los habitantes de este lago mioceno.

Biomicrita
Bloque de caliza micrítica con bioclastos procedentes de distintos tipos de organismos, que destacan gracias a su mayor resistencia a la alteración: 1. Gasterópodo; 2. Valva de ostrácodo; 3. Oogonio de charácea. Además de esto, hay multitud de fragmentos de otros organismos, principalmente moluscos bivalvos.
¿Cómo es posible? Es difícil no sentir asombro ante la idea de que esta montaña tan prominente sea el producto de la sedimentación en abanicos aluviales, ríos o corrientes de agua y, nada menos, que un lago. ¿Cómo es posible que existiese un lago en lo alto de una montaña sin que se desparramase? Y sobre todo, en un tiempo geológicamente tan reciente (en términos geológicos) como el Mioceno medio/superior. Aprovechando que estamos en la cima, quizá sea bueno que echemos un vistazo a nuestro alrededor. Desde la aislada y prominente cumbre del Motrotón vemos una gran extensión de terreno a una cota inferior a la del propio cerro, cruzada por barrancos y rodeada por algunos relieves que la circundan, más notoriamente las sierras de Malacara, la de la Cabrera, la del Ave y la de Martés. Estas sierras están constituidas por materiales mesozoicos, jurásicos y cretácicos, que rodean esta gran extensión de materiales de origen continental más jóvenes, del Mioceno.

Sierra Cabrera
Vista desde el Motrotón hacia el norte. En primer término la rambla de la Horteta. Detrás, la localidad de Yátova. Al fondo la localidad de Buñol y la Serratilla.
Ave y Martés
Vista desde la cima del Motrotón hacia el sur, por encima de la cuenca del río Magro.
Es hora de echar un vistazo al mapa geológico. Podemos comprobar como, entre los relieves jurásicos de la sierra de la Cabrera al norte y los cretácicos de la sierra del Ave al sur se extiende una amplia cuenca de materiales terciarios (en colores beiges y rosáceos) que recubren discordantemente a los anteriores en los márgenes de la misma. En el centro el desmantelamiento y la incisión provocada por las ramblas ha exhumado el afloramiento lineal del Keuper que se extiende a los pies del Motrotón, en su ladera norte.

Geológico Yátova
Mapa geológico de la cuenca del río Magro: 1. Keuper; 2. Jurásico; 3. Cretácico; 4. Oligoceno; 5. Mioceno inferior de la rambla de la Murta; 6. Mioceno en facies de abanicos aluviales del Mioceno inferior/medio del Motrotón. 7. Calizas lacustres del Mioceno superior de la cima del Motrotón. El círculo señala la cima del Motrotón. Modificado a partir de la cartografía geológica (visor cartográfico) del IGME. 
La sucesión del Motrotón (indicada con los números 6 y 7 en el mapa) ya la hemos visitado anteriormente. Una visita a algunos lugares próximos nos permitirá completar nuestra visión de la geología de la cuenca.

Comencemos por visitar, precisamente, uno de los límites de la cuenca. Un buen lugar es el puente de la carretera CV-425 sobre el río Magro. El río discurre precisamente por una zona de falla próxima al margen sur. Desde aquí podemos observar los materiales detríticos del Mioceno superior, los mismos de la base del Motrotón, subhorizontales (6 en el mapa anterior) recubriendo discordantemente al Cretácico (3 en el mapa).

Cretácico Mioceno Rio Magro
Discordancia entre el Cretácico superior y el Mioceno en el margen sur del rio Magro junto al puente de la CV-425.
Contacto Cretácico Mioceno
Detalle del contacto erosivo entre el Cretácico superior y el Mioceno junto a la CV-425 al norte del puente sobre el Magro.
Demos un salto hacia el norte. Estamos en las proximidades de la rotonda de acceso a Alborache viniendo desde Buñol, justo en el desvío del albergue rural Actio. Aquí podemos ver unas capas con un fuerte buzamiento al noroeste. Están formadas por materiales detríticos similares a los de la base del Motrotón, sólo que son mucho más antiguos (del Oligoceno, 4 en el mapa anterior) y están, obviamente afectados por una fase de deformación que ha provocado la inclinación de las capas y que no ha afectado tan notablemente al Mioceno (ya hemos visto que los estratos del Motrotón son subhorizontales y, por tanto, posdatan la deformación).

Oligoceno Alborache
Discordancia entre el Oligoceno y el Mioceno al norte de la localidad de Alborache. Obsérvese el elevado ángulo de buzamiento de las capas del Oligoceno.
El tercer lugar que visitaremos nos permitirá completar la secuencia del Mioceno, de la cual hemos visto los dos niveles superiores en el Motrotón. Para ello volveremos hacia el sur por la CV-425. En el cruce sobre el barranco de la Murta y a lo largo de la carretera y zona limítrofe aflora el Mioceno inferior (5 en el mapa anterior). El encajamiento de la rambla ha expuesto la parte inferior del Mioceno aunque sin llegar a mostrar el contacto con el Paleógeno o el Mesozoico. Esta sección es tan interesante (y tan bonita, estratigráficamente hablando) que nos entretendremos un poco más aquí. Se trata un conjunto de margas limolíticas con niveles carbonosos y niveles calcáreos que hacia techo se hace más detrítica, unos limos y arcillas que contienen cuerpos de areniscas y conglomerados. El contraste entre la parte inferior y la superior es evidente por el distinto color de ambos: pardogrisáceo en la base y anaranjado en el techo.

Sección Mioceno Murta
Afloramiento de la base de la secuencia fluviolacustre del Motrotón, expuesta en la rambla de la Murta. En la base margas limolíticas grises con niveles carbonosos e intercalación de calizas blancas. Por encima materiales rojizos (limos, arcillas, areniscas y conglomerados) en facies fluviales depositados en llanuras de inundación atravesadas por canales. La secuencia que vemos es regresiva, con las margas limolíticas representando condiciones de mayor profundidad mientras que las calizas muestran la tendencia somerizante que culmina con el cambio a materiales depositados en condiciones subaéreas del techo de la secuencia. Mioceno inferior.
Se trata de nuevo de materiales fluviolacustres. La base representa episodios de baja energía, con depósitos de zonas lacustres/palustres que incluyen moldes de plantas acuáticas. La energía va aumentando como muestra la aparición de materiales detríticos, incluyendo las areniscas y conglomerados, especialmente el relleno del canal que tan espectacularmente corona la sucesión. Casi vemos el agua correr, aunque en realidad dejó de fluir por este curso hace millones de años. Interesantemente, la base de los niveles detríticos también contienen jacintos de Compostela, como los que ya pudimos ver en el ascenso al Motrotón.

Niveles carbonosos
Margas limolíticas grises del afloramiento de la rambla de la Murta.

Molde raíz
Molde de la raíz de una planta acuática contenido en la calizas de ambientes lacustres someros del afloramiento de la rambla de la Murta. Mioceno inferior.
Canal
Paleocanal con relleno de conglomerados fluviales en contacto erosivo con las arcillas y limos de llanura de inundación. Rambla de la Murta.
Con todo lo visto, estamos en condiciones de interpretar de forma básica la secuencia completa de acontecimientos. Para ello seguimos el corte geológico que se presenta en la memoria de la hoja 721 del MAGNA (MApa Geológico NAcional), que precisamente contiene, por la relevancia de sus afloramientos, al Motrotón. Lo que vemos es que el Motrotón se encuentra en el borde una cuenca, la cuenca del río Magro, formada por la fracturación de la cobertera mesozoica, individualizada en bloques que se escalonan hacia el mar. Este proceso se inició en algún momento tras el Paleógeno, tras el fin de la fase compresiva de la orogenia alpina que dio origen al levantamiento de los Pirineos y la cordillera Ibérica (hemos visto como está compresión deformó a los materiales oligocenos de Alborache).


Corte Motrotón
Sección de la cuenca del Magro de este a oeste mostrando la sucesión de materiales analizada en este artículo en la posición del Motrotón. Se aprecian las fallas que delimitan los bloques escalonados que cortan el sustrato mesozoico. La numeración actual se corresponde con las unidades descritas de la siguiente manera: 3. Materiales fluviolacustres de la rambla de la Murta; 2. Mioceno en facies de abanicos aluviales del Motrotón; 8. Calizas lacustres del Mioceno superior del Motrotón. Es interesante reseñar que lateralmente, hacia el este, los materiales fluviolacustres pasan al Mioceno marino (número 7 en la figura) Fuente: memoria de la hoja 721 Cheste del MAGNA.
La subsidiencia generó espacio que fue rellenado por los materiales procedentes de los relieves mesozoicos que delimitaban la cuenca (las ya mencionadas del Ave, de Martés, de la Cabrera, etc.) mediante el transporte de los limos, arenas y gravas que hemos visto en el ascenso al Motrotón. En las zonas centrales, más alejadas del borde de la cuenca, se dan condiciones lacustres, en zonas con una mayor o menor extensión en función de la interrelación entre creación de espacio de acomodación, clima, tasas de erosión, etc. Estas condiciones lacustres se generalizan en la cuenca al final del proceso, depositándose las calizas que coronan el cerro y que cubren los abanicos aluviales que alimentaban el sistema lagunar y que podemos ver en la base del Motrotón. Aunque el corte geológico anterior no lo muestra (por una combinación de escala y de una oportuna selección del perfil, if you know what I mean), el contexto distensivo provoca la actividad diapírica que genera los afloramientos del Keuper. A la vez que los materiales del Keuper afloraban en superficie a través de la cobertera mesozoica también eran erosionados y transportados a la cuenca, como prueban los jacintos de Compostela contenidos en las rocas detríticas del Mioceno superior (por cierto, puede repasarse el diapirismo de materiales del Keuper en este artículo sobre el Mioceno de Montesa). Es interesante ver que hemos encontrados estos jacintos a una cota superior a la que en la actualidad se encuentra el Keuper del que proceden, lo que nos da una idea de la magnitud del desmantelamiento de esta estructura. De hecho, hemos visto como al norte del Motrotón el Mioceno cubre discordantemente el Keuper, que ha sido exhumado por la incisión de la rambla de la Horteta. Ahora entendemos que la prominencia del Motrotón se debe a la erosión, lo que es una forma extraña de hacer montañas: el Motrotón existe porque las duras calizas que lo coronan lo han preservado como un vestigio de los materiales que a lo largo de millones de años se depositaron en una extensa zona lacustre en la que desembocaban barrancos y corrientes procedientes de las sierras próximas.

Podríamos preguntarnos cómo acabaron esos materiales lacustres, originados a cotas próximas a la del nivel del mar, acabar a 600 m por encima del mismo. La explicación está en los procesos geodinámicos que han configurado el margen este de Iberia durante el Neógeno. En primer lugar, la compresión provocada por la colisión de Iberia con la placa euroasiática en el norte. En segundo, la colisión de África, que dio origen a la Béticas. Y por último (aunque en parte de forma simultánea con el anterior) el proceso de rifting que dio lugar a la apertura del golfo de Valencia. El margen este de Iberia, sometido a este proceso de rifting, se ha elevado a la vez que se fragmentaba en bloques que basculan y descienden progresivamente hacia el mar (tal y como puede intuirse en el corte geológico). Este sistema de fallas paralelo a la costa es el responsable, por ejemplo, de que las calizas del cretácico superior que aparecen en la muela de Cortes a más de 800 m.s.n.m. se encuentren en la sierra Perenxisa (y en Cullera, por ejemplo) a poco más de 200. Es interesante mencionar que el otro margen del rift (denominado técnicamente Valencia Trough) se encuentra en el llamado Promontorio balear (donde emergen las islas baleares). Este es un asunto complejo que daría para mucho más, así que nos quedaremos de momento junto a nuestro lago mioceno.

Tanto el mapa geológico como el corte nos permiten vislumbrar la extensión de esta gran zona lacustre ya desparecida, que hace poco más de 3-4 millones de años cubría gran parte del terreno visible desde lo alto del Motrotón. Actualmente podemos visitar este lago desaparecido tan sólo de una manera, ascendiendo a este modesto monte del sombrero y leyendo la historia escrita en las rocas.

Motrotón
"Mira hijo, todo esto que ves, algún día fue un lago": el Motrotón desde la rambla de la Murta.

Nota final: Durante la elaboración de este artículo he descubierto el importante valor simbólico de este montecillo para los habitantes de Yátova, que puede comprobarse en este post sobre el Motrotón en el blog A Cel Obert.

Referencias:

  • Hoja 721 Cheste del Mapa geológico de España a escala 1:50.000 (MAGNA).
  • Estudio paleontológico de los roedores fósiles del Mioceno inferior de la cuenca del rio Magro. Tesis doctoral. Francisco Javier Ruiz Sánchez. 1999.


[Si este artículo te ha resultado interesante, considera la posibilidad de compartirlo]

4 comentarios :

  1. Estupendo artículo. Interesantísima la historia de esta cuenca cenozoica. En la zona Centro tenemos la cuenca del Tajo, con una historia parecida. Pero esta tiene el valor añadido de la influencia marina, de estar afectada por el diapiro, y de su relación tectónica con el surco de Valencia.
    Por cierto... ¿Por qué habrán evitado tocar el diapiro al hacer el corte geológico? ¿Será porque es una estructura "un poquitín complicada"? ;)
    Gracias por esta visita guiada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nacho:
      Y no sólo el diapiro...En la página 13 de la tesis de Fco. Javier Ruíz (segunda referencia, puedes consultarla aquí: https://core.ac.uk/download/pdf/71029835.pdf) aparece un corte SW-NE elaborado por el autor dónde se puede ver cómo la deformación es mucho mayor según esa dirección. Un saludo!

      Eliminar
  2. Hola Óscar, te sigo desde hace tiempo y me he alegrado al ver tu última publicación ya que he pateado bastante la zona por motivos de trabajo hace muy poquito. Te puedo dar datos sobre el topónimo "Aguasal". Efectivamente existe un pequeño manantial, con una conductividad de más de 40.000 microS/cm; los lugareños lo usaban para curar las aceitunas.

    La zona da para mucho; en lo que se refiere a la hidrogeología (mi campo) hay unos interesantes manantiales que surgen a través del mioceno, probablemente favorecidos por barreras triásicas impermeables que subyacen bajo estos sedimentos.

    En otro orden de cosas, me gustaría contactar contigo para ver si podemos "reclutarte" como monitor-voluntario en el Geolodía de Valencia...ahí lo dejo.

    Un saludo y esperamos tu respuesta.

    José Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Miguel:

      Me alegro de que te haya gustado el artículo, más aún si conoces tan bien la zona.

      Muchas gracias por la confirmación del topónimo Aguasal. Imaginaba que sería así, ya que es muy frecuente en nuestra región. Efectivamente, a lo largo de la pista que sube al collado hay varios pequeños pozos en los márgenes del camino, indicados por unas pequeñas casetitas (casi hornacinas) en las que se reseña el nombre. Respecto a tu propuesta, que te agradezco mucho, envíame un correo, por favor (no tengo tu contacto) y comentamos al respecto. La dirección es ageologicas@gmail.com. Un saludo!

      Eliminar

Las opiniones e interpretaciones alternativas o complementarias son bienvenidas ¡Comenta!